¡El A, B, C… del cuidado de tu piel!

Nadie se salva de tener lunares en la piel, en general la mayoría de los seres humanos tienen manchas, marcas o lunares que ven de forma común, tanto que muchas veces nos olvidamos de revisar constantemente nuestra piel para verificar que ninguno de ellos cambie de tamaño, forma, color o que hayan aparecido algunos otros de los cuales no nos habíamos percatado.
El que aparezcan más lunares no necesariamente quiere decir que sea malo, pero debemos estar al pendiente de su desarrollo para descartar patologías que afecten nuestra salud.

¿Cómo debo revisarme?
Explora tus lunares y el de tu familia siguiendo el truco A, B, C, D, E, método desarrollado y usado por dermatólogos en todo el mundo. Si notas alguno de estos signos visita al Dermatólogo:
A: Si son Asimétricos
B: Si tienen Bordes irregulares
C: Si cambian de Color
D: Si crecen de Diámetro
E: Si Evolucionan

 

¡Tips para facilitar la revisión!

1.- Es más fácil entre dos, busca la ayuda de otra persona a la cual le tengas mucha confianza.
2.- Utiliza un espejo grande para que puedas observar tu cuerpo de pies a cabeza y uno pequeño para lugares específicos como nuca, orejas, hombros, espalda y entrepierna.
3.- No olvides zonas como: axilas, uñas, palmas de las manos y plantas de los pies.

Entradas recientes

Deja un comentario